domingo, 9 de octubre de 2011

Botamarges 2011

Bonita carrera de 62 km con salida y llegada, en el, también, bonito, agradable y acogedor pueblo de Forna.

Buen madrugón nos hemos pegado esta mañana: Ximo, Alfredo y yo para llegar a buena hora a Forna. Nos levantamos a las 3 de la mañana y a las 5 y cuarto ya estamos en el pueblo de Forna en busca de dorsales y saludando a los corredores conocidos (Paco Robles, Miguel Flor, Malpica) que cada vez son más a base de coincidir en carreras. De hecho la despedida suele ser diciendo cuál será la carrera en la que volveremos a vernos.
Preparamos las mochilas con lo mínimo imprescindible. En mi caso sólo llevo un bidón y los bastones. Lo demás lo dejo todo porque las previsiones del tiempo son buenas y no hará falta abrigarse. A la salida ya estamos entre 18 y 19 grados.
A las 6 y un poquito dan la salida y pasamos por un túnel de antorchas de los vecinos del pueblo que nos despiden hasta la tarde. Rápidamente enfilamos la primera subida al pla de la bassa roja. haciendo la primera bajada observamos una imagen chocante y es ver venir a muchos corredores de cara, se ve al fondo y abajo como van subiendo y no nos explicamos cuál es el recorrido que han hecho hasta que nos damos cuenta que han cogido un desvio que no tocaba  y se han salido de la ruta. Son un montón de corredores, yo creo que más de 50 los que se han perdido e intentan incorporarse a la carrera. He visto a varios corredores sin frontal y creo que las habrán pasado putas porque la bajada era bastante técnica y no se veía nada. Poco antes de enfilar la bajada que nos deja en Villalonga, 1r avituallamiento, amanece y como siempre que ocurre me emociona ver ese color tan especial que va cogiendo el cielo con los primeros rayos de sol.
Al salir de Villalonga cogemos la via verde de l'Orxa durante varios km. Sobre el 15, 5 pasamos por encima de dos tubos que dan a la carrera un aliciente más de aventura, aunque el peligro era nulo. Nada más salir de los tubos llega la primera pérdida del día: giramos a la derecha y andamos unos 100 m hasta que vemos que no hay señales y nos parece extraño ya que la ruta está muy bien marcada. Miro el GPS y, efectivamente, teníamos que haber girado a la derecha. No nos enfadamos mucho porque hemos descubierto el error rápidamente.
Los siguientes km, casi hasta el 20 siguen la via verde en ascenso pero muy ligero y permite correr. Empiezo a adelantar corredores y será la tónica habitual de la carrera. Cuando enfocamos la subida hacia el Azafor vuelvo a sacar los bastones y hago una de las subidas más enteras que recuerdo. me ayudan mucho los bastones, cogo un ritmo sostenido y lo mantengo a lo largo de toda la ascensión. En la parte final las vistas son magníficas divisándose a lo lejos el Benicadell y el Montcabrer
El último tramo de la subida tiene mucho desnivel. Como prueba valga este video.
video
Una vez alcanzada la nevera, anterior a la cima del Azafor, que dejamos a la derecha, empieza una nueva bajada.

La bajada hasta l'Orxa, pasando por la font del Obis, es muy técnica y, aunque, permite correr a buen ritmo hay que ir con cuidado. Cuando llego al avituallamiento de l'Orxa, los de protección civil están atendiendo a un corredor que tiene una brecha en la cabeza. Estamos en el km 29 y empieza la 3a subida fuerte de la carrera que nos dejará en el colladet de la Comba. para mí esta es la parte más fea de la carrera con un encanto paisajístico escaso y como no hay donde mirar es más difícil la marcha. Pero todo se anda y se sube y de nuevo se vuelve a bajar para llegar al encantador pueblo de Benirrama, situado en el conocido valle de la Gallinera por la abundancia de cerezos y su floración allá por mayo. Desde Benirrama empezamos una nueva subida por una senda muy bonita y cuidada y, además por sombra. Desde la mitad de la subida hay una buena panorámica del pueblo que vamos dejando detrás.
 Esta subida acaba en el punto que muestra la fotografía dejándonos al descubierto esta maravillosa vista del Mediterraneo y del penyal d'Ifach (al fondo a la derecha)
Dejamos atrás el km 46 y nos quedan por delante unos 8 km de bajada bastante trotona. Sigo pasando, de cuando en cuando algún corredor que parece que ya les afectan los km que llevamos encima.
En l'Atzúvia, amablemente, los voluntarios del avituallamiento nos informan de que la subida que se nos viene encima es bien difícil. Y no resulta mentira: es la primera vez en toda la carrera que encuentro cierta dificultad para avanzar al ritmo que creo que debería ir. Aunque no paro el ritmo se enlentece y coronando el puerto me adelanta una chica. Yo paro a ponerme un poco de reflex en : gemelos isquiotibiales y abductores y me va tan bien que al poco tiempo vuelvo a enlazar con la chica y la adelanto a la entrada del barranco de carritxat. Al poco de entrar en este barranco una moto se pone detrás de mi y me va tocando las narices todo el tramo hasta que desembocamos en una pista y me adelanta. A punto estoy de hacerle una foto para denunciarlo pero no tengo ya muchas fuerzas. De hecho no hago ninguna foto más hasta llegar a la meta y después de haberme duchado.
Forna y se que tengo que subir allá y me pregunto si eso era necesario. Como puedo lo subo. Ya no me ayudan ni los bastones ni nada. Me adelantan dos corredores que había adelantado hacía varios km y me doy cuenta de lo despacio que voy. Una vez en el castillo, y con las pocas fuerzas que me quedan he de obligarme a hacer la bajada corriendo y entrar en meta con algo de dignidad.
Después de un ligero descanso voy a las duchas y cuando estoy bien limpio y relajado me acerco a por el embutido que nos han preparado y a dar cuenta de él y de las 5 cervezas a las que, también, nos invitan los organizadores. Carrera total y absolutamente recomendable por múltiples factores: variedad de sendas y pistas, paisajes cambiantes, voluntarios amables, organización encomiable, el pueblo de Forna ( pequeño y con encanto). En fin si podéis no os la perdáis en ediciones venideras.
Diploma.
Ruta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario