domingo, 22 de abril de 2012

MAMOVA 2012. Maraton de montaña de València.

 2º clasificado master masculino.
Destino de viaje para hoy: La Pobleta/Andilla. Vamos a correr la MAMOVA , carrera de casi 44 km que discurren por esta zona tan bonita y poco conocida. Así que lo primero es madrugar y este es el esplendoroso recibimiento que nos brinda la salida del sol a las 7 de la mañana.
Cogemos el coche y nos espera 1 h. y 15' de viaje. Nada más entrar en la depresión en la que están asentados estos pueblos observamos que vamos a pasarlo bastante bien porque el paisaje es magnífico lleno de vegetación.
Yo es la 3ª vez que estoy en la Pobleta. Las dos anteriores fue en la llegada del GR10 pero como la hacíamos de noche, no pudimos percatarnos de lo bonito que es esto.
A las 9 en punto o por ahí dan la salida. Yo tengo en mente dos deseos: subir al podio, que le he cogido gusto y intentar ganar a Juan. Veo en la salida que está Juan así que me pego a rueda y a intentar seguirlo.
Juan, también, es de la categoría master y casi siempre que coincido con el acaba pasándome en los últimos km. Por eso he cambiado de táctica voy a seguirlo y a ver si al final soy yo el que da el hachazo.
 
Lo consigo durante los primeros 20 km en los cuales hacemos la ascensión más larga de la carrera: unos 12 km y pasamos por lugares tan bonitos como el de la foto.
Cuando volvemos a pasar por la Pobleta veo que Juan aumenta el paso y no puedo seguirlo así que lo dejo ir y yo a seguir con mi carrera. Esta tampoco va a ser posible. Parece que no es cosa de táctica sino, simplemente, que está en mejor forma que yo.
De la Pobleta vamos a Andilla y pasamos por el arco de la muralla
y por la iglesia. Los dos monumentos me sorprenden muy gratamente.
Saliendo de Andilla comenzamos la segunda ascensión fuerte de la carrera pero nos van a llevar por un barranco con mucha vegetación y la subida, aunque dura, se hace llevadera. Pasamos por el vértice geodésico de la 2ª subida y me lanzo a una bajada frenética por ver si el compañero Juan ha pinchado y consigo conectar otra vez. Pero ni bajando como una flecha consigo divisarlo. Adelanto a varios corredores pero no son Juan.En la bajada dejamos atrás dos pueblos, también, muy bonitos: Osset y Artaj. En Artaj empieza la que será 3ª y última subida importante de la carrera y, de verdad, es importante e inoportunante, especialmente la parte final.
Y llega el km 38 y el 39 y no paso a nadie ni nadie me pasa a mí pero en el 39 se me acerca un corredor bastante rápido y cuando me pasa veo que es Juan. Le pregunto que cómo es que está por ahí cuando lo creía 2 km por delante. Me dice que se había perdido y es cuando yo le cuento que hoy quería ganarle pero: ¿cómo voy a ganarle si me vuelve a adelantar después de haberse perdido? El sigue su ruta y, aunque falta poco, le da tiempo a sacarme varios minutos. Un crack.
Cuando sacan las listas vemos que el ha quedado el 1º y yo el 2º. Es lo que hay.
 
Tras la ducha y un refrescante ágape nos volvemos para casa y vamos comentando que nos la apuntamos para el año que viene por lo bonita que es.
Ruta.

sábado, 14 de abril de 2012

El Colaita.

El Colaita es una montaña que se ve muy bien desde Almussafes con su figura cónica tan característica. Siempre, desde que lo vi la primera vez, he tenido ganas de subirlo pero por unas cosas o otras no se me había arreglado. 
Ahora con San Wikiloc es muy fácil encontrar rutas que antes resultaba imposible. Pues bien, ayer miré en el Wikiloc y vi esta ruta de Rocacoscolla y decidí hacerla hoy como entrenamiento. Así que me descargué el track en el GPS y a la aventura. La aproximación no es fácil porque hay muchos caminos pero gracias a las explicaciones, nuevamente de Rocacoscolla, consigo llegar sin ningún contratiempo.
Dejo el coche donde veo que se complica el terreo y me pongo a correr. Para la próxima creo que dejaré el coche donde se acaba el asfalto  y así le añado 2 km más a la ruta: uno de subida y el otro de bajada.
Los primeros km son por pistas amplias y lo que más temo son los nubarrones que se avecinan, pero en las previsiones ponía mucho viento pero nada de lluvia.
A medio camino de la ascensión paso por el corral de Conill, antigua casa con corral actualmente derruida. Es la única construcción que aparece durante todo el recorrido.
Sigo subiendo y cuando llego a la torre eléctrica que está marcada en el track me doy cuenta que he perdido la cámara, justamente en el único sitio de la ruta donde hay una infinidad de sendas para transitar. me toca coger el GPS y poner el track actual para ver por donde he venido y desandar unos 500 m. hasta que al fin doy con la dichosa cámara. Era preciso encontrarla porque en lo alto del pico Colaita hay unas vistas inmensas y extensas que bien merecen unas fotos de recuerdo. Las nubes no dificultan la visibilidad porque están muy altas y creo divisar : la costa de Cullera, La Murta, el Montduver, el Benicadell, el Montcabrer, el Caroig, el Martés, los Ajos, la Calderona y me parece que muy al final distingo la grácil figura del Penyagolosa, pero de este no estoy seguro.
Si que se ve muy bien toda la depresión del Jucar con el pantano de Tous y la mola de Cortes. En fin una gozada de la que disfruto a pesar del aire huracanado que pretende borrarme del pico. Ciertamente los del tiempo no se han equivocado: no llueve y hace un aire fuerte, fuerte.
Consigo aguantar en la cima unos 15 min. haciendo fotos y viendo el paisaje hasta que me siento helado y decido continuar la bajada. Hasta arriba han sido unos 9 km de subida casi constante pero no pronunciada y lo que me queda es todo para abajo.
Al lado del vértice geodésico se encuentra una placa recordatorio de un montañero puesta por el grupo de montaña de Catadau. 
En la bajada me encuentro al único montañero que he visto en toda la ruta. Me comenta que no ha hecho cima porque veía unos nubarrones preocupantes, Debían ser los que yo vi al principio pero que se fueron yendo hacia el sudeste en la dirección por la que el subía. Charlo un poquito mas con el y continuo el descenso fulgurante que me deja a los pies del coche después de dos horas de frenética actividad. Una ruta muy, muy recomendable. No hay mucha vegetación pero las vistas desde el Colaita merecen la pena.
Ruta.

viernes, 13 de abril de 2012

Vía ferrata del Cid con rappel.

Viernes 13 de abril y hoy, también, toca madrugar de lo lindo porque tengo que estar en casa a la hora de la comida ya que me esperan unas fabes con almejas que presupongo tienen que estar de muerte. y como lo cortés no quita lo valiente, me levanto a las 6 de la mañana para coger el coche y acercarme a Petrer, pues como dice el título de la entrada hoy voy a hacer la vía ferrata del Cid. 
Llego a Petrer sobre las 8 de la mañana y con algunas vacilaciones encaro la aproximación hacia la pista de donde parte la vía ferrata.
Unos 2 km antes de llegar a la vía veo, con sorpresa y alegría, que han puesto una cadena para que no pasen los coches. Eso me supone un cambio de planes ya que me quedo más lejos de la salida pero me encanta que prohíban la circulación por las pistas de los montes.
Una vez dejo el monte y cojo la mochila con todo el material de escalada y la cuerda para el rappel empiezo a ascender con un ligero trote hasta las primeras rampas de hormigón que no me permiten nada más que caminar. La aproximación al canal de entrada de la vía me permite disfrutar de unas vistas maravillosas.
Y llego a la canal y esto es lo que se ve desde abajo y hasta donde tengo que subir. me equipo con el arnés, el disipador, el casco (en esta vía es muy importante el casco porque hay mucha piedra suelta y, a veces, cae cada pedrusco que asusta)

Hace sobre un año y medio que no subía la ferrata y observo que la han reequipado poniendo, para mi gusto, un número excesivo de escalones lo que le resta un poco de emoción a la ascensión sin que por ello haya mejorado sustancialmente la seguridad. Tampoco es una queja porque he ido a disfrutarla y si tengo que tocar más hierro, pues lo toco y no pasa nada.
Desde la pared vertical hay una vistas inmensas llenas de adrenalina y, supongo que por eso, más satisfactorias. Es una gozada estar aquí suspendido, rodeado de silencio solo roto por el latido del corazón cuando se desboca al ver lo que falta por pasar.
En una de estas veo una imagen gamberra de algún compañero escalador que tiene la gracia de colocar esa calabera como recordando lo que seremos si falla el cable de vida.
Desde la calavera hasta la cima del Cid ya queda poco y vuelvo a observar que con el exceso de equipamiento de la vía han acabado con el paso, para mí, más complicado de toda la ferrata, situado en la última canal. Han colocado tal número de escalones que el paso es muy sencillo. Una pena. 
Desde el pico enfilo hacia la izquierda para aproximarme al anclaje del rappel. es una opción que no debe hacer mucha gente y la senda casi no se ve. Por momentos he pensado que me había perdido hasta que volví a encontrar el cable que permite una aproximación segura.
La salida del rappel es bestial. Son 30 m. verticales del todo.
Aquí dejo un vídeo de muestra de lo bonito e imponente que es el rappel. Como he dicho son 30 m. así que es necesaria una cuerda de 60 y viene un poco justa. Al final hay que bajar con cuidado porque se acaba la cuerda a falta de medio metro para poner pie en tierra.
video
Acabo de recoger la cuerda y bajo parte de la vía que he subido para llegar de nuevo a la pista. Allí me despojo de todos los cachivaches de la profesión y, como es hacia abajo,  hago el regreso trotando hasta que me encuentro con dos senderistas que van caminando a buen ritmo y me uno a ellos hasta llegar al coche. Paso un km muy ameno enterándome de bastantes particularidades de la vía. Los compañeros son de Petrer y se llaman, los dos, Manolo. Entre otras cosas me cuentan que la vía lleva montada con cable muchos años y que antes se subía, desde la pista, por otra canal que está encarada justo al rappel.
Una vez en el coche me dirijo a Fontanars dels Aforins a cargar el maletero de vino en la bodega de Belda que tiene un cabernet sauvignon buenísimo a un precio inmejorable.
Ni que decir tiene que les fabes de la comida estaban de muerte. Así que puedo decir que voy teniendo un día completo, completo.
Ruta.

jueves, 12 de abril de 2012

De San Román a León.

Lunes 9 de abril. Hoy las predicciones meteorológicas dicen que hará bueno y no lloverá así que me he organizado para hacer una ruta que hace tiempo tengo en mente que es ir corriendo desde San Román de los Caballeros hasta León capital.Ya de pequeño mi padre me hablaba del camino que iba por el monte y que los ganaderos utilizaban para acercar el ganado a la feria de León. Duraban unas cuantas horas y tenían que madrugar mucho más que yo y si no vendían el ganado, la vuelta era por el mismo camino. Si lo vendían podían volver en el coche de línea que era muchísimo más cómodo.
Me levanto pronto porque me llevan en coche hasta San Román. A las 9 de la mañana ya estoy a la salida del pueblo dispuesto a comenzar la carrera. Los señores meteorólogos no se han equivocado y luce un sol excelente y, como siempre, las vistas a la sierra de la Filera resultan inmejorables.
 
Los 2 primeros km son cuesta abajo y por asfalto, van bien para ir entrando en calor. El asfalto acaba en el rio Órbigo a su paso por Llamas. Paro a hacer una foto y a quitarme el quitavientos y la sudadera. Me quedo con una camiseta térmica y otra de manga larga y al final todavía tendré algo de calor.
 
Desde Llamas a Cimanes voy por el camino Real. En Cimanes paro a llenar los bidones de agua y pegar una ojeada al lejano monte Teleno, de 2000 m. y montaña sagrada para los antiguos pobladores de la maragatería. Llevo litro y medio para pasar todo el monte y, al final, me va a sobrar pero nunca está de más llevar más que menos.
 
Los próximos 20 km son por pistas de monte. Tienen algo de desnivel pero nada de otro mundo y puedo hacer todita la carrera corriendo y al final me van a salir 3 h. para los 30 km cuando pensaba hacerlo en 4 h.
Hoy es una gozada correr por estos lares. Gran parte de la ruta transcurre por el PR de la venta la Cruz. Una venta famosa hace tiempos y de la que he oído hablar de 2 hermanas que iban a la escuela de Benllera andando o en bici, no recuerdo, y decían que durante el camino era fácil que divisaran lobos. Cómo han cambiado los tiempos.
 Las lagunas están llenas de agua y las montañas de nieve. Al fondo se divisa el gran farallón del occidente leones: Peña Ubiña, con 2417 m. de altitud.
Pasan los km y dejo el monte atrás para empezar a correr por el valle  con un cambio de vegetación fácilmente demostrable. Son km de bajada que hacen que aumente el ritmo de carrera. Voy fenomenalmente y me gusta porque a partir de ahora empiezan las edificaciones  de la civilización y eso siempre me desmoraliza un poco.
Para evitar en lo posible el contacto con los coches hago el último km antes de llegar al rio Bernesga por el interior del canal de Carbosillo, que baja sin agua y me permite plantarme en el carril bici sin apenas dificultad. De todas formas, hoy el encuentro con la civilización va a ser más gratificante porque, aprovechando que tengo que cruzar todo León me dedico a ver los monumentos más significativos de esta bonita ciudad. Es sorprendente pero llego al Hostal de San Marcos casi sin tocar asfalto yendo por las sendas de la ribera del Rio. El convento destaca por la fachada de estilo plateresco y por el hombre de negro que hay en su parte izquierda.
La siguiente visita obligada es la basílica de  San Isidoro, con el panteón real, considerado como la capilla sixtina del románico mundial.
Acabo el recorrido monumental a los pies de la Pulchra Leonina, joya del gótico, con unas vidrieras inmejorables. Cómo se nota que soy de león.

Desde la catedral hasta el final del recorrido me quedan 500 m. que los haga con una doble satisfacción: haber disfrutado del recorrido y haberlo realizado en tan buen tiempo.
Ruta.

domingo, 1 de abril de 2012

Ruta dels Monestirs

 58 km. en 12 horas y en autosuficiencia.
Sábado 31 de marzo, hoy vamos a intentar llevar a buen puerto una idea que nos ronda, desde hace tiempo, por la cabeza: hacer corriendo la ruta dels monestirs. Se trata del GR 236 que une las poblaciones de Alzira y Gandía pasando por los monasterios de: La Murta, Aigües Vives,  La Valdigna, Corpus Christi y Sant Jeroni de Cotalba.
Es una carrera en autosuficiencia. El día antes ya hemos dejado un coche en Rótova para hacer la vuelta.
La aventura comienza a las 6 h 15' en el aparcamiento de La Murta. Es noche cerrada y no se ve nada en absoluto. Llevamos los frontales  y pensamos que, como no vamos a ver nada del monasterio de la Murta, podemos ir por la senda de la umbría hasta el pas del pobre, primer collado del día. Hacemos la ascensión suavemente para ir calentando los músculos y sin cansarnos mucho pensando en lo que nos queda por delante. Tengo que decir que la ruta la he bajado del Wikiloc de la siguiente página de les3cabretes donde estaba completa, es decir desde Alzira hasta Gandía. Nosotros sólo la recorremos desde La murta hasta Rótova.
Hacemos la bajada del pas del pobre, que supone el cambio de valle de la Murta a la Casella, con precaución porque está bastante inclinada y sigue siendo de noche. Una vez en la carretera de la Casella comienza a clarear y guardamos los frontales. Subimos hasta la cadena del bar donde dejamos la carretera para seguir, por la derecha,  el GR que nos lleva a la primera fuente del día. Un cartel indica que no es apta para el consumo pero yo la pruebo y está bastante buena.
Después de una bonita ascensión llegamos al segundo pas del pobre, collado que da paso al siguiente valle: el de Aigües Vives. La vista desde el paso es magnífica.
El día se presenta despejado pero las brumas de la mañana dan al paisaje una pátina de irrealidad que resulta bastante impactante.
En estas estamos y llegamos al primer monasterio, reconvertido en hospital y no visitable. Hacemos la primera parada técnica para comer algo y continuamos la marcha. Llevamos un ritmo bastante bueno para acabar el recorrido por debajo de 12 horas que es el tiempo que pensamos más adecuado para hacer el recorrido sin agobios y para disfrutarlo.
Desde Aigües Vives vamos corriendo hasta Simat porque es todo de descenso y así da gusto correr. Antes de llegar al monasterio descubrimos, con sorpresa, una pequeña cascada en el rio vaca muy sugestiva.
El monasterio de Simat está en continuo proceso de restauración y poco a poco va dejándose ver en la grandiosidad que represento en su momento de esplendor. Al lado del Monasterio nos topamos con el mayor grupo de deportista con que nos cruzamos en toda la jornada: ciclistas tomando el almuerzo en el bar del trinquet. Alfredo y yo, que teníamos pensado parar a tomar una cerveza, decidimos seguir la ruta pensando en lo que nos puede costar volver a arrancar.
Salimos de Simat encaminados a la tercera subida del día y, según el perfil, la más larga y difícil.
En la realidad no resulta tan complicada porque hacemos la ascensión por una senda muy bonita y con unas vistas inmensas al valle de la Valdigna.
Hacemos la ascensión y bajamos al pla de Barx para coger la pista que une Barx y Pinet. Vamos rellenando las botellas de agua de las fuentes de los pueblos. En el recorrido de Wikiloc están todas señaladas menos la de Simat donde no repostamos y si que hubiera sido interesante llenar los bidones. Si se tiene en cuenta esta advertencia se puede hacer el recorrido con dos botellines de medio litro y rellenándolos en todas las fuentes por las que se pasa.
Bajando a Pinet vemos a nuestra derecha una pista que sube en vertical por la ladera de la montaña y bromeamos sobre la buena pendiente que tiene para hacer series. Una vez en Pinet vemos en el track que tendremos que hacer series porque el sendero va por esa pista. Maldita la gracia que nos hace. hay dos repechos que se nos atragantan pero rápidamente se dulcifica la ascensión para acabar en una pinada conocida como el pinar del Avenç. A la sombra de los pinos hacemos la segunda parada técnica y comemos el segundo medio bocata que llevamos además de una tableta de chocolate. Comemos aquí porque viene una larga bajada que nos llevará al tercer monasterio: el del Corpus Christi o de Sant Domènec, abandonado en su proceso de restauración y con una fisonomía deplorable.
Antes de llegar al monasterio pasamos por las ruinas del castillo de Xio edificado en el siglo XII.
Desde el castillo hacemos una ligera bajada para enfocarnos a una subida, quizás la más dura de todo el día, Es corta pero con mucho desnivel y ya vamos notando el cansancio. Cansancio que se puede apreciar en  la siguiente foto a las puertas del monasterio.
Bajamos por el camino del vía crucis hasta Llutxent donde desempolvamos los bastones para hacer una subida muy larga con poco desnivel ideal para caminar con la ayuda de los bastones. Pasamos cerca de las ruinas del castillo de Vilella.
Toda la zona está recuperándose del famoso incendio de Llutxent de hace 1 ó 2 años y que ha dejado un monte en un estado lamentable. Da una pena infinita esta imagen y pensar o imaginarse cómo sería sino se hubiera quemado
Bajando hasta Almiserá podemos ver algunas bonitas panorámicas de los meandros del rio Vernissa, un afluente del rio Serpis. Nos pasó una cosa curiosa con este rio porque al cruzarlo por primera vez,al salir del pueblo, le preguntamos a una chica sobre el nombre del rio, ya que nos extrañaba que fuera con tanto caudal y nos dijo que era el Serpis, lo cual nos descolocó enormemente porque situábamos al rio Serpis al otro lado del Benicadell, que se divisaba fenomenalmente desde el pueblo. Pero como lo había dicho con tanto convencimiento nos lo creímos y estuvimos un buen tramo haciendo cábalas sobre cual sería el recorrido que debería hacer para volver a L'Orxa y bajar por la vía verde. Al final decidimos mirar en el GPS y, este, nos sacó de dudas al ver impreso el nombre del rio Vernissa.
Dejo constancia gráfica de las dos cosas que más nos impresionaron en Almiserà

A 2 km. del coche se nos presenta el último obstáculo: el rio Vernissa pasa por encima del vado. Alfredo dice que nos descalcemos y yo le digo que para lo que nos queda lo paso a las bravas y al final nos mojamos los dos para pasar el vado.
Llegamos a Rótova 10' por debajo de las 12 h. Esto quiere decir que henos hecho la ruta en el tiempo establecido y que somos unos hachas programando rutas. En el pueblo paramos en un bar y en la terraza damos cuenta de: una jarra de cerveza, los últimos medios bocatas que nos quedaban, unas empanadas y cacao  y almendras y café y una tableta de chocolate. Cuando nos levantamos para llegar al coche casi no podemos con nuestra figura. Ya con el coche, hacemos la aproximación hasta el último de los monasterios, que es el mejor conservado y si hay suerte se puede visitar.
Acabado el recorrido, con el coche volvemos al aparcamiento de la Murta a recuperar el coche que habíamos dejado por la mañana y a las 8 de la tarde ya estamos en casa tomando una merecida ducha..
Ha sido una carrera tranquila y hemos disfrutado del paisaje pasando por zonas sorprendentes porque no nos las esperábamos. El campo y la montaña siempre acaban sorprendiéndonos gratamente.
La ruta era en autosuficiencia. El problema del agua esta bien resuelto con la multitud de fuentes que hay por el camino y casi con un botellín de medio litro sobraría para ir de una fuente a la siguiente. En cuanto a la comida tomamos dos sándwich una tableta de chocolate y algunas naranja que íbamos cogiendo por los campos. Cuando acabamos en Rótova hicimos un tentempié más consistente. Resumiendo se puede hacer, si quieres ir ligero, con 4 o 5 barritas y un bidón de medio litro. Siempre queda la opción de parar en algún bar si el hambre aprieta.
Ruta recomendable 100% para los que les gustan las grandes distancias con paisajes variados por zonas poco transitadas.
Perfil.
Ruta en Wikiloc.