domingo, 2 de marzo de 2014

IV Pujada a les tres Gràcies. 1-3-14



Diploma
Ayer sábado, 1 de marzo de 2014, se cumplió uno de los objetivos de los componentes de la Penya Himalaia: realizar la ruta senderista de “Les tres gràcies”. Una ruta organizada, espléndidamente, por el club d’atletisme els Coixos de Carlet, que amablemente nos permitió participar en esta IV pujada a les tres Gràcies.
Toca madrugar de lo lindo porque a las 5:45 hay que estar en Carlet para subir al autobús que nos dejará en Dos Aigües, lugar de inicio de la ruta senderista.
Dos Aigües.
Llegamos sobre las 7 de la mañana los cerca de 50 senderistas e inmediatamente empieza una dura ascensión por el camino de Macastre que nos va arrojando las primeras bonitas vistas del día. 
Dos Aigües desde el camino de Macastre.
No dejaremos de subir hasta llegar al pico del Ave
Con el Ave, al fondo.
pasando por la fuente del Zurgacho. Las vistas son amplias pero no muy diáfanas, el día no acompaña: está nublado y sopla un aire tremendo.
Con Ximo.
Toda la ruta discurre por terrenos que fueron pasto de las llamas hace dos veranos. 
 
efectos de la devastación.
Es muy deprimente ver el monte así, aunque siguen quedando buenas imágenes.
de nuevo, Dos Aigües.
Iniciamos la bajada por una senda de hormigón que pronto dejamos para llegar, por la vereda de ganados real de Castilla hasta las casas del collado, donde atravesamos la carretera y nos presentamos en el 1r y sorprendente avituallamiento del día. No hace falta explicarlo, sólo ver la foto.
1r avituallamiento.
Esta va a ser la primera ruta en la que voy a beber más cerveza que agua. Dios mío, que bueno está todo.
Con pocas ganas abandonamos el campamento base y vamos a por la segunda subida que nos dejará en la Colaita.
Con la Colaita , al fondo.
Hemos de realizar algún reagrupamiento para cerrar filas y lo hacemos al abrigo del aire ya que la sensación térmica es muy baja.
A 500 m. de la Colaita.
En la Colaita intentando hacer una foto en el vértice geodésico, la gorra se me vuela y me la lleva el aire, ladera abajo, unos 200 m. Increíble cómo sopla Eolo.
Vértice de la Colaita.
La bajada del Colaita es bastante técnica  y con el aire soplando se hace un poco más complicada. Hay que ir con ojo porque te sientes zarandeado por la fuerza del viento.
video
Nos vamos acercando a la hora de la comida y hay ganas y apelotonamiento.
Llegando al 2º avituallamiento.
2º avituallamiento, tan bueno como el primero. 

El reposo de los guerreros se prolonga hasta que empiezan a oírse voces de que hay que emprender la marcha y la última subida hasta el Matamón, que al final se va a prolongar hasta la cruz del Matamón o Quencall.
El Matamón al fondo.
La bajada hasta Carlet es más suave y llegamos al punto final sobre las 18:30, con media hora de adelanto sobre el horario previsto.
Merecido final
Nuevo avituallamiento y entrega de diplomas.
Con mi diploma
Ximo, con su diploma.
Ha sido una gozada poder realizar y disfrutar de esta bonita ruta en compañía de tan buenos compañeros. Muchas gracias por todo y si se puede, el año que viene repetimos.

2 comentarios:

  1. Enhorabuena, Antonio!
    El viento, el paisaje calcinado, las horas intempestivas de madrugar.. no son impedimento para un buen grupo de valientes, como tú!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Vicente por los elogiosos comentarios. Pero como sarna con gusto no pica, resulta que todos los contratiempos no son nada cuando te enfrentas con el disfrute de la montaña, aunque esta esté reducida a cenizas. Da pena porque recuerdas como era. También es verdad que está empezando a recuperarse y verdear, pero pasarán muchos años hasta que vuelva a ser como la vimos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar