lunes, 14 de junio de 2010

Trail Maestrat Extrem.

Trail Maestrat Extrem 2010.



Una nueva carrera que voy a correr. Esta vez toca ir a la provincia de Castellón , a la comarca del Alt Maestrat. Es una carrera de 118 km, en principio bastante asequible y que tenemos pensado acabarla en 21 horas. El sábado día 12 quedamos a las 6h. y 30’ el grupo de corredores que vamos a hacerla. Salimos de Almussafes camino a Albocàsser en la furgoneta de Rafa. Llegamos sobre las 8 h. y 30’ y como tenemos tiempo aprovechamos para desayunar y tomar el último bocado antes de la salida que está programada para las 10 h, de la mañana. Nos acercamos a la piscina , recogemos el dorsal y preparamos la ropa que vamos a llevar y la que hemos de dejar en Ares (km 60) para cambiarnos.

Nos encaminamos al lugar de salida, en el medio del pueblo y como en todas estas carreras reina un buen ambiente en la salida aunque también se respira ese aroma de incertidumbre que se apodera de los corredores cuando pensamos si estaremos a la altura de las circunstancias y si estas nos dejarán acabar la carrera. A parte de la distancia, ya antes de salir, tenemos otro problema que es el del tiempo. Todas las páginas de predicción señalan que lloverá a cántaros el fin de semana y aunque esperamos que no sea verdad, tenemos la preocupación, por otro lado bien natural ya que si llueve la carrera que ya de por sí es difícil pues se hace más complicada. En fin yo debo ser gafe porque ya me llovió en la UTMDA y como veremos más adelante también en esta. Vemos en la salida a viejos conocidos de estas fatigas como José Manuel con quien corrí la última Alfondeguilla-Javalambre y que al llegar a meta a las 5 de la mañana, su madre nos tenía preparado un tentempié fenomenal. Estaba, también Javi, el de cárnicas Serrano, que no se pierde ninguna carrera que sea 1ª edición. Y algunos más que conozco de vista pero que no se sus nombres. No vi a Raimundo Nus en la salida pero si que la corrió porque lo he visto en la clasificación 2 horas por delante . Enhorabona.

A las 10 de la mañana y después de que la autoridad competente cortara la cinta se da la salida de la que esperamos sea una agradable y grata carrera.

video

Nuestro grupo ( Rafa, Ximo, Alfredo y yo) sale con la idea de acabar la carrera en 21 horas pero sobretodo en intentar acabarla dentro de las 26 h. que da la organización. Con esta premisa bien clara tenemos el plan de correr sólo en las bajadas y lo demás hacerlo a un ritmo rápido pero andando. Así pasan los primeros km tranquilamente y con mucha alegría en el grupo.

Casi somos los que cerramos la carrera pero no hay preocupación. El sol calienta y nada nos hace pensar lo mucho que lloverá por la tarde. Fieles al plan establecido sólo corremos en la bajada y los primeros km pasan rápidamente a un ritmo de 7/ 8 km la hora. Dejamos atrás Villar de Canes y La Torre d’En Besora para encarar el Pla del sabate y ya hemos hecho 20 km. Al fondo se ve el Penyagolsa.

Lo celebramos haciendo una bajada muy técnica y entretenida, posiblemente la más tecnica de todo el trail.

video

Llegamos al avituallamiento del km 25, comemos, bebemos, descansamos un poco y continuamos la marcha. En el cielo ya se van viendo negros nubarrones que presagian lo que luego vendrá. Desde el km 29 al 45 no va a dejar de llover, a veces abundantemente y a ratos con menor energía.

El resultado final es que hemos de ponernos los chubasqueros y como ya tengo la experiencia de la UTMDA esta vez voy bien preparado y llevo un buen impermeable. La lluvia y la niebla hacen que el barranco de Monlleò no parezca real, aunque la verdad es que si es real y nos cuesta una barbaridad pasar esos 8 km llenos de cantos rodados a pesar de la gran belleza del paisaje.

Abandonamos el barranco por una subida que en el perfil asustaba y en la realidad es más suave.

Llegamos a Culla y Alfredo, con un gran pesar porque se ha preparado a conciencia para esta carrera, decide abandonar porque nota que no va muy fino y falta mucha carrera y, además tiene un tendón de Aquiles con una inflamación que se nota a simple vista. Nos da pena separarnos de él pero todos le aconsejamos que es mejor que lo deje. Una vez toma la decisión se queda más tranquilo. Los tres restantes del grupo retomamos la marcha y nos encaminamos hacia Benassal, donde llegamos fácilmente. Puede ser que nos haya ayudado el hecho de que ha salido el sol y empieza a hacer algo de calor. Dejamos atrás Benassal con la vista puesta en Ares y en la cena y en plato de macarrones que han dicho que nos espera. Pero antes de llegar a Ares hemos de subir a la masía de la Mola que con unos 1200 m es el punto más alto del recorrido. La subida no nos habría resultado muy dura en condiciones normales pero como había llovido se creó un barrizal enorme en toda la subida que hizo que fuéramos cargados con 2 kilos de barro en las zapatillas.

A pesar de todas las inclemencias y la escasa ayuda celestial conseguimos llegar a Ares sobre las 10 de la noche y sin necesidad de poner el frontal. Llegamos al avituallamiento, nos cambiamos la ropa, el calzado, pilas de recambio y demás necesidades. Cenamos el plato de pasta que nos sabe a gloria y después de hablar un rato con las voluntarias del avituallamiento nos ponemos en marcha. A la salida del pueblo un joven se ofrece para indicarnos cuál es el camino que hemos de seguir pero no le hacemos mucho caso porque se debe haber excedido con el alcohol. Comienza la noche y esperamos que no se nos haga muy larga. Pero si que se nos hará porque las sendas parece que estén empedradas y tenemos que avanzar con mucho cuidado. A pesar de todo siguen cayendo los kilómetros. Pasamos por el balneario de l’Avella donde vemos a los cuatro chicos que han ido cerrando la carrera casi todo el día. Esto quiere decir que ahora debemos ser parte final de la carrera y de hecho tenemos detrás nuestro a la chica que va haciendo las veces de coche escoba. No nos preocupa porque hemos salido de Ares con un poco más de una hora sobre el horario de cierre. Cuando amanece llegamos a Catí.

Reponemos fuerzas pero Rafa dice que no va a seguirnos porque le duele mucho en el empeine de los pies. Va a quedarse un rato más y si ve que puede seguir ya irá el por su cuenta haciendo camino. Nos despedimos de él y Ximo y yo salimos rápidos para no temer por el cierre de algún control. Hacemos la subida a la ermita de San Miguel bastante rápidos. Desde arriba hay una expléndida vista de Catí.

En la siguiente bajada adelantamos a una pareja de chicas. Seguimos a una marcha impresionante y llegamos al km 100.


En el km 101 paramos a quitarnos piedras de las zapatillas y para sorpresa y alegría nuestra vemos a Rafa que se había recuperado y a pesar de salir de Catí casi 30 minutos después que nosotros nos ha dado alcance a las puertas de Tirig.

De nuevo los tres juntos pasamos por Tirig, un pueblo que parece ser no se ha volcado en la prueba así que nosotros tampoco le hacemos mucho caso. En el pueblo adelantamos a dos corredores que estaban descansando en la plaza del pueblo. Al salir de Tirig comenzamos una nueva subida a otra ermita, en este caso la ermita de Santa Bárbara. Subimos por una senda y cuando estamos arriba vemos a la pareja de chicas que habíamos adelantado antes de Tirig. Nos cuentan que se han perdido y que no vieron la entrada de la senda y que siguieron por la pista a pesar de no ver cinta durante varios km. Nos parece un poco osado pero, en fin, al final tuvieron suerte. Estamos muy cerca de la meta. Nos queda sólo una bajada y la última subida. Al empezar la bajada adelantamos a un corredor que nos había pasado al salir de Benassal. Llegamos al cauce del barranco de Valltorta y sólo nos queda subir hasta Albocàsser. Ximo se adelanta un poco y nos va dejando atrás a Rafa y a mí. Rafa va aguantando de forma admirable pensando que desde Catí al km 102 ha realizado un parcial impresionante para alcanzarnos. Ahora le pasa factura pero como sabemos que la meta está próxima no desistimos y seguimos con nuestra marcha. A 2 km de meta nos adelanta uno de los corredores que habíamos pasado en Tirig. Este será el último que nos adelante. Cruzamos la meta después de estar 25 horas de marcha ininterrumpida. Y surge la pregunta de siempre ¿pero para que haces esto? Y yo contesto con la respuesta de siempre: si tú no lo entiendes no te lo voy a explicar.

4 comentarios:

  1. Enhorabuena por haber conseguido finalizar la prueba. Yo soy uno de los cuatro chicos que iban cerrando la carrera :P.

    Mi más sincera enhorabuena también para vuestro compañero que se quedó en Catí con una manta y luego con un par de cojones os alcanzó para terminar la carrera con vosotros!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias y enhorabuena a vosotros tambien y gracias por los ratos que compartimos a lo largo de la carrera. Tienes razón con lo del mérito del compañero que se quedó en catí. Nos dió una sorpresa enorme cuando lo vimos aparecer. Adiós y hasta la próxima que coincidamos.

    ResponderEliminar
  3. Enhorabona¡ Soy Ximo , un amigo de vuestro Ximo y Rafa. Sois unos titanes,que envidia me dais de esa carrera, porque tiene muy buena pinta. a ver si el proximo año la hago.

    ResponderEliminar
  4. Gràcies Ximo pels teus ànims i a veure si ens veiem la pròxima edició.

    ResponderEliminar